Velas Urushi | Takazawa Candle En armonía con la naturaleza

No hay nada que parezca más simple que una humilde vela. Pero en la cultura japonesa, obsesionada por la tradición, la perfección y los detalles más nimios, incluso una vela puede convertirse en un auténtico prodigio de artesanía.

Solo así se entiende cómo todavía pueden existir artesanos que fabriquen velas según el método tradicional japonés, las Wa-rousoku (literalmente “velas japonesas”). Entre los pocos que aún existen en la actualidad se encuentra Takazawa Candle, una empresa que lleva haciendo velas desde 1892 ininterrumpidamente, y que actualmente es la única empresa que sigue manteniendo esta tradición en Nanao, en la prefectura de Ishikawa, antaño conocida como meca de la producción de velas.

Las velas llegaron a Japón en el siglo VIII provinientes de China, y estaban hechas a partir de cera de abejas. Al ser un material poco habitual para los japoneses, decidieron sustituirlo por la cera derivada de las plantas y así se convirtió a partir del siglo XVI en el estándar para la fabricación de velas en todo Japón.

Las velas tradicionales japonesas están hechas a partir de diversas plantas como los frutos del árbol de la cera, arroz, flores de colza o árboles Urushi. Las velas Urushi Botanical están hechas a partir de la cera que se extrae del fruto del árbol Urushi  (comúnmente llamado árbol de la laca), cultivado en la región de Noto, un lugar también reconocido por su industria del lacado. Takazawa, además de velas de Urushi, también realiza velas con cera de arroz, de zumaque y de colza.

Todas las velas, ya sean occidentales o japonesas, independientemente del tipo de cera/grasa que utilicen se basan en el mismo concepto: una mecha recubierta de cera. Pero las japonesas, además de los ingredientes 100% vegetales con los que se producen (por tanto aptas para veganos), tienen otro elemento que las hace atractivas y diferentes a nuestras velas occidentales, y es su proceso de fabricación y sobre todo, la estructura de la mecha, lo que les confiere unas características muy diferentes a las nuestras.

Esta particular mecha se fabrica envolviendo una caña con un cilindro de wa-shi (papel japonés) que se enrolla después con juncos secos. Cuando se retira la caña, se crea un núcleo hueco dentro de la mecha, que permite que el oxígeno se extraiga desde la parte inferior de la vela, lo que aumenta su poder de combustión haciendo que se consuma más cera y generando por lo tanto una llama más viva que en las velas occidentales.

Por eso, en comparación con nuestras velas occidentales hechas de parafina y algodón, las velas japonesas son más resistentes al viento y no se apagan fácilmente.

Puedes encontrar estas velas Urushi Botanical aquí a partir de 16’09 € el pack de 8 velas. También puedes encontrar un pack de de 4 velas  + 1 soporte para vela de hierro fundido + 1 apagavelas de bronce por 38’29 € o sin apagavelas por 22’62 €. Cada vela arde durante aproximadamente 50 minutos.